top of page

Problemas de comunicación en español.

Cuando hablamos en español nos enfrentamos a diferentes problemas comunicativos. Aquí vamos a explicar qué ejemplos sí pueden suponer una barrera comunicativa entre el estudiante de español y el nativo (pronunciación de vocales, traducciones literales, etc…) y que ejemplos no suponen un problema comunicativo, incluso cuando en ocasiones se utilicen incorrectamente.


1.- Ejemplos que SÍ suponen un problema comunicativo.

Cuando nos referimos a esta situación queremos decir que, aunque la palabra se utilice en un contexto altamente identificable, la comprensión del nativo se ve muy dificultada, en ocasiones completamente impedida, por la pronunciación del estudiante en una situación real.


A) Pronunciación incorrecta de vocales. Un ejemplo claro es la [e] que en inglés, en muchos casos, es pronunciada como [i] (Pete, feed, cheers, etc…). Para tener un patrón claro de referencia a mis estudiantes siempre les recomiendo que recuerden la pronunciación de las palabras España e Inglaterra. El sonido de la E y de la I nunca cambia en el español. Siempre será [e], para Pepe, Belén, Tere, bebé, cené, quedé, etc.. Siempre será [i] para bici, Trini, biología, mini, idea, etc…

Diagrama 1: Ejemplos de palabras con [e] e [i] en español.


Aunque la pronunciación de la [o] como dos sonidos vocálicos [ou] es común entre estudiantes del español, particularmente los nativos de habla inglesa, a mi parecer no supone un problema comunicativo. Sin embargo, ante la pregunta: ¿qué puedo hacer para que mi pronunciación suene menos inglesa y más nativa del español? Mi respuesta siempre es: procura pronunciar la letra “o” con un único sonido [o]: mono, coco, polo, Hugo, gol, etc…


Una pronunciación que supone dificultad pero que no genera, normalmente, problemas comunicativos es la pronunciación del diptongo [au] en español. Los nativos ingleses tienden a pronunciar este par como [ɔ], o como si fuera algo similar a una [o] en español. Aunque en palabras como Austria o Australia no supondría un problema, si que podría serlo en nombre propios como Laura o Paula.


B) Pronunciación de palabras con tilde. Esta grafía del español es de gran ayuda a la hora de identificar la pronunciación más adecuada. La regla es simple. Si hay una palabra que contiene este símbolo (tilde = á – é – í – ó – ú) significa que el énfasis de la pronunciación recae sobre esa sílaba. Ver el cuadro a continuación para ver algunos ejemplos.

Cuadro 1: Palabras con tilde - última, penúltima y antepenúltima sílaba.


Algunos casos que he visto en mis clases es ver cómo los estudiantes pronuncian incorrectamente la palabra “diz” (estrés correcto en Cá). Para ayudarles, siempre les digo que la pronunciación correcta es muy similar al de la ciudad galesa de Cardiff (en su pronunciación inglesa).


2.- Ejemplos que NO suponen un problema comunicativo.

Pese a que en la mayoría de información sobre el español estos aspectos aparezcan como claves, al menos atendiendo al número de páginas que ocupan, desde el punto de vista del input comprensible y la adquisición del lenguaje tienen poca o ninguna significación. Es decir, aunque intentar comprender su uso supone un quebradero de cabeza para los estudiantes, en escasas ocasiones suponen problemas de comprensión para los interlocutores.


A) Ser y estar. Olvídate de darle tanta importancia a estos 2 verbos tan similares cuando hablas español. Ya en la entrada del blog de abril de 2021 expliqué varios de estos motivos. Más aún si cabe, en mis experiencias como profesor, y hablante del español, he experimentado una revelación muy interesante. Aunque se fijen unas reglas muy estrictas para el uso de uno u otro verbo en determinadas ocasiones, mi experiencia con hablantes nativos del español de varias nacionalidades me confirma que dependiendo del país en el que nos encontramos (recordad, más de 20 países tienen el español como idioma oficial) los usos de “ser” y “estar” varían enormemente en contraste con las reglas generalmente establecidas. Ejemplos:


- María vive en Puerto Rico y su casa es junto a la playa.

- Fue una situación incómoda ya que Manuel está una persona muy nerviosa.

- La empresa será en vacaciones en las próximas semanas.

- Puede ser tranquilo, el accidente ha sido leve.


Aquí vemos 4 frases en las que, de manera deliberada, he cambiado las formas “ser” y “estar” para utilizarlas en su opción incorrecta, si tenemos en cuenta las normas comúnmente utilizadas para su clasificación. Aunque esto haya sido así, quiero demostrar con ello que no hay ni un ápice de confusión, en lo que a comprensión general de la frase se refiere. Comprendo que para la calificación en un examen de nivel ninguna de las opciones sería correcta. Ahora bien, una gran mayoría de estudiantes del español lo hacen con un objetivo de comunicación oral no académica, en la cual la no perfecta utilización de este binomio no supone un impedimento para la comunicación. Más bien, todo lo contrario.


Siendo esto así, considero que tiene más posibilidades de comunicarse un alumno que habla con fluidez, y ciertos errores gramaticales, a uno que intenta hablar perfectamente correcto en todo momento y no es capaz de formular más que frases interrumpidas, con sonidos de duda como “eh…” “mmm…” etc.


B) Para y por. Mismas normas y argumentaciones que para el ejemplo anterior. Mi recomendación es que los estudiantes pongan atención a los ejemplos concretos, y más comunes, que se utilizan en español. A partir de ahí, el conocimiento implícito del la lengua, formada gracias a la lectura y escucha con regularidad en el tiempo, formarán las bases de una correcta utilización sin necesidad de constreñir la comunicación.

Cuadro 2: Frases con ejemplos comunes de las preposiciones "para" y "por".


Cuando te enfrentes al aprendizaje de español intenta practicar la lectura y la escucha comprensiva como actividad principal dentro de tu práctica regular. Intenta modificar los aspectos de la pronunciación que pueden generar problemas para tu interlocutor, principalmente en palabras con el sonido [o] al final de palabra y con aquellas que la propia tilde te indica que ahí debe ir la acentuación. Por el contrario, no te ofusques en conocer los usos de “ser” o “estar” y “por” o “para” ya que a fin de cuentas no suponen, en la gran mayoría de las situaciones comunicativas reales, un problema de comprensión.

19 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page