top of page

Camino de Santiago, Chiclana y Corea del Sur (Parte II).

Manu y Yuri continúan contándonos sus experiencias como profesores de español en Seúl (Corea del Sur). En esta segunda parte hablarán de su interacción con los esudiantes, algunas anécdotas de sus clases y, finalmente, sus recomendaciones para estudiantes de español.


Manu y Yuri - Profesores de español en Seúl

En la Parte I Yuri y Manu nos explicaron cómo se conocieron y cómo acabaron de profesores en Seúl. En esta segunda parte vamos a conocer algunos aspectos del día día de sus clases, así como algunas carcterísticas de la personalidad de los coreanos que influyen en las clases y en el modo de aprendizaje.


¿Qué consideran los estudiantes coreanos que es lo más fácil, y lo más difícil del español?

Yuri: “Respecto a la gramática, lo que encuentran más difícil es la conjugación de los verbos. Por ejemplo en coreano eso no existe. Y segundo, nosotros no tenemos masculino – femenino, así que eso también es muy difícil. Lo más fácil para ellos es la pronunciación; inglés, japonés, chino, es muy difícil para los coreanos. La pronunciación del español es fácil para ellos. Bueno, menos la erre (R), la jota (J) y alguna de estas. Pero para comunicarse no hay ningún problema.”.


Manu: “Respecto a la parte de conversación, lo que más les cuesta a ellos es la comprensión auditiva. En ocasiones les tengo que poner los audios varias veces, y con una velocidad más lenta.

Lo que más les gusta es hacer una conversación fuera de la dinámica del libro de la clase o jugar algún juego como “Tabú”. Por ejemplo, el juego “Password” también les gusta mucho.”

"La pronunciación del español es fácil para los coreanos. Bueno, menos la erre (R), la jota (J) y alguna de estas."

Manu y sus estudiantes de español en Seúl

¿Cuáles son vuestras recomendaciones para alguien que quiere aprender español?

Manu: “Algunas recomendaciones básicas serían: hablar con alguien, escuchar canciones, ver alguna película o alguna serie en español (con subtítulos al principio y, luego, ir quitando subtítulos).”

Yuri: “Que vengan a clase. Que se eche amigos y novio español (risas). ¡Qué se case con un español que se aprende rapidísimo! Que se vaya a España o a América, que pase algún tiempo en el país del idioma nativo.”

"¡Que se case con un español que se aprende rapidísimo!"

¿Existe en vuestros estudiantes algún tipo de miedo, o vergüenza, a la hora de hablar español?


Manu: “Por ejemplo, recientemente, una de mis estudiantes sintió un poco de vergüenza a la hora de practicar los típicos ejercicios de “role play” en los que hay que interaccionar simulando una situación cotidiana real – en este caso, pedir en un restaurante -. ¡Aquí son muy vergonzosos!"


Yuri: “Yo creo que también son cosas de nuestra cultura. Los coreanos son más tímidos, más miedosos. Nos gusta tener nuestro futuro orientado. Nos gusta tener metas y llegar a un objetivo. Por este motivo, algunos de los estudiantes, si no alcanzan las metas que se han propuesto, se sientes estresados.

Yo siempre les digo que no se agobien, que disfruten de la clase, que se avanza poco a poco.”


"Algunos de los estudiantes, si no alcanzan las metas que se han propuesto, se sientes estresados."

Manu y sus estudiantes de español en Corea del Sur

Alguna anécdota curiosa de situaciones en vuestras clases en Corea del sur.


Manu: “Algo curioso que me pasa, que es un fallo mío, es que pregunto mucho en negativo, por ejemplo: ¿No te gusta esto? / ¿No tienes hambre? Eso aquí no se entiende. Normalmente su respuesta es sí. Sí, no tengo hambre. Lo que en España, diríamos: No. Renegando la pregunta inicial. ¡Un lío!”


A modo de conclusión, contadnos algo que consideréis significativo de vuestra experiencia enseñando español en Corea del Sur.


Manu: ““Aquí no hay muchos nativos españoles trabajando en las clases de español. De los que hay, la mayoría son catalanes. Por lo tanto, mi rol aquí es bastante poco común.”

Lo que sucede es que hay empresas que actúan de intermediarias entre los profesores nativos y otras empresas que quieren ofrecer clases de español a sus empleados. ¡Clases que nunca tienen lugar en horario de trabajo! Siempre antes, o después, del horario de trabajo.”


Yuri: “Cuando yo aprendí español era necesario venir a la escuela para practicar y poder mejorar. Ahora, con la cantidad de plataformas que existen, acceso al idioma a través de internet y la relación personal con nativos españoles ha cambiado mucho la forma de aprender el idioma.”


"Con la cantidad de plataformas que existen ha cambiado mucho la forma de aprender el idioma.”


Gracias a Manu y a Yuri por compartir sus experiencias con nosotros. Una fantástica forma de acercarse al conocimiento y comprensión del aprendizaje del español en otras culturas.

55 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page